close

Mito de Amalivaca

Arte

El mito de Amalivaca

Amalivaca_Luis_Chacin

En la oscuridad que predomina en el Centro Simón Bolívar, hay una obra de arte que encandila: el mural El mito de Amalivaca. La pieza no sólo enceguece por su belleza y su contenido sino por su historia, pues representa en su esencia el desafío de un artista al poder.

César Rengifo era un adversario de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez y se cuenta que estuvo a punto de negarse a hacer El mito de Amalivaca. Sin embargo, el político Salvador de la Plaza lo convenció. “Los gobiernos pasan, pero las obras quedan para le educación del pueblo”. Fue la frase que impulsó al artista a ponerse en marcha.

El mural de Amalivaca es una rapsodia de dorado, verde y azul con la que el artista escenifica una parte de la mitología de los pueblos originarios y reta a la modernidad impuesta por la dictadura. Basándose en esa paleta, el artista narró la génesis de los Tamanaco, una etnia que habitaba al norte del estado Bolívar.

Con trazos imponentes y elocuencia, Rengifo retrató dos grandes escenas: una, los hermanos Amalivaca y Vochi, quienes guiaron a su pueblo a través de una inundación, hasta el río Orinoco. Y la otra, la refundación del pueblo a través de las enseñanzas de los hermanos.

Su hermoso mosaico vidriado, traído de Italia, se realizó entre 1954 y 1955. Con el tiempo, sufrió daños importantes por la buhonería descontrolada que tomó las galerías del Centro Simón Bolívar durante la década de los noventa. Fundapatrimonio lo restauró y reinauguró en 2006.

Karla Franceschi
Foto: Luis Chacín / I am Venezuela

Ubicación: Av. Baralt, Centro Simón Bolívar, El Silencio
Metro: estación Teatros o Capitolio

read more