close

Centro Simón Bolívar

Historia

Torres de El Silencio

Torres CSB

Hubo una época, de más esplendor, en la que las postales que se enviaban de Caracas eran de las Torres de El Silencio. Eran un ícono, una referencia obligada, un emblema de la ciudad. Las torres, de 32 pisos y 103 metros de altura, también conocidas como las torres del Centro Simón Bolívar (CSB), tuvieron una significación especial, porque marcaron el paso de un país de condición agrícola a un país petrolero. Fueron inauguradas el 6 de diciembre de 1954, en plena dictadura de Marcos Pérez Jiménez.

Hay una bibliografía extensa que refiere el majestuoso carácter que ostentaron las torres durante muchos años. La estructura derivó de ese proceso de renovación de la ciudad que se denominó Plan Rotival (por Maurice Roltival, arquitecto y urbanista francés) que proponía darle brillo a Caracas, inyectarle fuerza urbana a su centro, sacarla de su condición de aldea y convertirla en una de las capitales de Suramérica, tal y como lo definió el arquitecto venezolano, Leopoldo Provenzali. Se esperaba que el plan señalara las directrices que habría de seguir la urbe en su proceso de desarrollo y en efecto propuso la construcción de una gran avenida, la Bolívar, que partiría desde El Calvario y actuaría como espina dorsal del nuevo casco central de la ciudad.

La construcción de la arteria vial requería la creación de una empresa, así surgió la Compañía Anónima Obras Avenida Bolívar, que en 1953 se convertiría en el Centro Simón Bolívar C.A, y luego tomó la forma de dos torres gemelas, con un estilo arquitectónico moderno. Los edificios se destacaron por tener escaleras y pasillos muy amplios, pisos de estacionamiento, muy novedoso para la época; baños con mobiliario innovador y hasta teléfonos públicos, inusuales en esa Caracas de los años 50. También había un sistema de plazas, pasillos, pórticos y portales.

Durante un tiempo, las torres fueron el ícono más representativo de la llegada de la modernidad a Caracas y ocuparon, por varios años, el primer lugar en Venezuela por su altura de más de 103 metros. Las dos edificaciones, que se identifican como Torre Norte y Torre Sur, miden de ancho 20,35 metros y 23,25 metros, respectivamente, y fueron destinadas en un principio al comercio y áreas de servicio. Más adelante, varios ministerios ocuparon pisos enteros de la estructura.

Las torres fueron diseñadas y construidas por el arquitecto venezolano Cipriano Castro Domínguez, entre los años 1952 y 1954, en colaboración con Tony Manrique de Lara y José Joaquín Álvarez. Ambos edificios establecieron una conexión espacial con el conjunto de la urbanización de El Silencio proyectada por Carlos Raúl Villanueva.

En el año 2005, el Concejo Municipal de Libertador declaró al Centro Simón Bolívar como patrimonio municipal de Caracas. Sin embargo, esta declaratoria no ha servido para proteger a las Torres de El Silencio del deterioro progresivo y avanzado en el que se encuentran. Los sótanos lucen oscuros y solos. El mal olor se percibe en cada rincón de los edificios. Las ventanas están rotas. Hay mugre y basura en la entrada de los edificios y las áreas circundantes. Los techos están desprendidos, así como los mármoles y mosaicos vitrificados de paredes y pisos. La degradación es completa.

Hercilia Garnica
Foto: Teresa Cerdeira.

Dirección: Av. Baralt, Plaza Caracas; entre las avenidas Oeste 6 y Oeste 8. Parroquia Santa Teresa.
Metro: estación Capitolio.

read more