close

Avenida Boyacá

Lugares

Cota Mil

31 CotaMil_AR

El  ambicioso Plan Rotival, concebido en 1939 para la modernización de la ciudad, no solo dio origen a la emblemática avenida Bolívar de Caracas. También estableció entre sus propuestas la construcción de una gran vía ubicada a mil metros sobre el nivel del mar, que además de servir de mirador para la contemplación paisajística de Caracas, aliviara el  tránsito automotor al absorber 20% de la circulación.

El Gobierno trabajó en el proyecto de la Cota Mil en 1951 y al año siguiente se intensificaron los estudios y levantamientos. Alfredo Calzadilla fue el responsable de una parte de la obra, específicamente del trayecto comprendido entre La Florida y la avenida Baralt. En aquellos años ya se había construido la Cota 905 o avenida Guzmán Blanco (1953) y el Teleférico de El Ávila (1956), por lo que se ansiaba la Cota Mil, que formalmente fue bautizada como avenida Boyacá.

Esta importante arteria vial se construyó e inauguró por etapas. Una de las últimas fue el tramo que va desde La Castellana hasta El Marqués, con una longitud de 6 kilómetros de largo y donde se encuentran los distribuidores La Castellana, Altamira, Sebucán, Boleíta y El Marqués, rematando en el distribuidor Boyacá que enlaza a la Cota Mil con la autopista Petare-Guarenas (Gran Mariscal de Ayacucho) y también con la autopista Francisco Fajardo.

Para 1970 gran parte de la avenida Boyacá ya se encontraba operativa. Hoy alcanza una longitud aproximada de 13 kilómetros, trayecto que tiene la particularidad de ser muy agradable por su privilegiada vista. De Petare a la Pastora, como inmortalizara Ilan Chester en su “Canto al Ávila”, es posible admirar no solamente al majestuoso cerro Ávila desde sus faldas, sino también los colores de sus apamates, araguaneyes y bucares cuando florecen y, cómo no, el gran valle de Caracas con todos sus contrastes.

En 2011 comenzaron los trabajos para completar la extensión de la Cota Mil hasta la vía que conduce a La Guaira, como fue previsto hace décadas. La conexión, a través de túneles ubicados a la altura de La Pastora, con salida en Macayapa (parroquia Sucre), aún no se concluyen.

Entre la estación del teleférico y La Florida, sobre un tramo ancho de isla central, se halla desde 1997 la escultura Maratón, del artista Jorge Blanco, el mismo que diseñó la imagen del Museo de Los Niños, a Museíto, y que trabajó allí durante 20 años como director creativo. La obra consta de tres figuras de hierro, color amarillo, que simulan el movimiento típico de los maratonistas. Puede detallarla con calma un día domingo, cuando la Cota Mil es cerrada de 6:00 am a 1:00 pm, de punta a punta, para servir como espacio de deporte y recreación; un hábito que fue decretado a principios de los ochenta, durante la Presidencia de Luis Herrera Campins.

Hercilia Garnica

Fotografía: Alberto Rojas

read more