close

Vida Urbana

Vida Urbana

Casco histórico de Petare

Iglesia Dulce Niño de Jesús

El día que conocí el Casco Histórico de Petare no lo podía creer. Sentí que había encontrado el secreto mejor guardado de esta ciudad. Lo juro. Es un lugar tan hermoso… Sé que cuesta creer que en una zona tan caótica y con tan mala reputación pueda existir un espacio que sorprenda por su belleza. Pero lo hay.

Son 26 manzanas con casas coloniales y calles de piedra. En su centro, se encuentra la plaza Antonio José de Sucre (si, es el único municipio de Caracas que no rinde homenaje a Bolívar) y al frente se eleva la Iglesia Dulce Nombre de Jesús, que data del siglo XVI, en cuyo interior aún se conservan unos frescos que el pintor Tito Salas realizó en honor al Cristo de la Salud por sanar a la población de la fiebre amarilla.

Entre sus calles, encontrará la Capilla Santa Magdalena, que tiene más de 230 años de construida y que recientemente fue restaurada. La visita al Casco tiene que incluir obligatoriamente una parada por el Museo de Arte Popular Bárbaro Rivas, para maravillarse con su hermosa y siempre tan colorido colección. ¡Yo lo amé! De paso, encontrará el Teatro César Rengifo, la casa de la Fundación Bigott, la sede del concejo municipal de Sucre y la casa parroquial, que es un espectáculo por su bellísimo patio interno y su muestra de antigüedades.

La visita al Casco de Petare no será completa si no pasa por la tienda La Minita, la más antigua de la zona con más de 80 años. La atiende Francisco Rodríguez, quien representa la segunda generación. Conversar con él es una delicia, porque tiene recuerdos de Petare que son invaluables. Quedará sorprendido de la cantidad de curiosidades que vende. La típica quincalla de pueblo. Desde metras, cuatros, hasta piezas de peltre.

La última parada debería ser en el puesto de golfeados de Fran Suarez, pues cuenta la leyenda que este dulce criollo es originario de Petare. Si, no de Los Teques como todos creíamos. La receta original le pertenece a la familia Duarte. Lo cierto es que no he tenido la dicha de probarlos para dar fe de su sabor, pero los buenos comentarios sobran.

Una opción para visitar el Casco de Petare es contactar a los amigos de Fundalamas que ofrecen las visitas guiadas, sólo hay que contactarlos al 02125152129 o a través de los correos fundacion.lamas@alcaldiasucre.net o historia.fundalamas@alcaldiasucre.net. Les aseguro que no se van a arrepentir.

Fotos: Hugo Londoño @huguito

 

read more
Vida Urbana

El teleférico

Teleférico

Siempre había querido ver un atardecer desde el teleférico. Pero, por una cosa u otra, le daba largas. Ya sea porque las colas me desanimaban o porque nunca llegaba a estar desocupada a final de la tarde. Lo cierto, es que un día sin planificarlo y sin pensarlo demasiado me fui al teleférico para ver al sol ocultarse en el horizonte de la ciudad.

Subí como a eso de las 5pm, sin suéter y en sandalias. Como una muestra fehaciente de mi espontaneidad. Era día de semana. Así que no había demasiada gente, como para echarte para atrás. Tampoco estaba abarrotado el estacionamiento. Y lo más importante de todo: no llovía. Mejor imposible.

Estaba tan emocionada… Finalmente podría ver cómo se iba despidiendo la tarde, mientras subía en el funicular. Ese trayecto de 3,5 kilómetros lo pasé contemplando aquel espectáculo y agradeciendo. Si, agradeciendo por el privilegio de poder disfrutar de tal belleza.

Al llegar a la estación Ávila, ubicada a 2100 msnm, es casi imposible no comerse unas fresas con crema o tomarse un chocolate caliente, mientras caminas el sendero que te conduce al Hotel Humboldt, aquella magnífica obra del arquitecto Tomás Sanabria. Es un paseo perfecto para despejar la mente o simplemente observar aquella cama de nubes que rodea la estación.

Este sistema es el resultado de la remodelación que se hizo en el año 2000. El original data de 1955 y su trayecto llegaba hasta La Guaira. A diferencia del actual, contaba con 5 estaciones ( Mariperez – Ávila – El Irón – Loma de caballo y El Cojo) divididos en dos tramos: el primero, entre Caracas (1000 msnm) y la cima de El Ávila (2100 msnm). El segundo tramo partía de la estación Ávila y terminaba en la estación El Cojo, en Macuto del Estado Vargas. De ello, solo queda el recuerdo.

A las 6:30pm, cuando el cielo se empezó a teñir de colores, tomé el funicular de regreso para ver el atardecer en todo su esplendor. Bueno… Fue tan pero tan perfecto, que tuve que contener las lágrimas por la emoción. De nuevo, agradecí y, antes de salir corriendo al carro para buscarle refugio a mis pies, ratifiqué que los mejores momentos de la vida son los que no se planifican.

read more
Vida Urbana

Museo de la Estampa y el Diseño Carlos Cruz-Diez

Museo Cruz Diez

Comencemos por confesar que nunca había ido. Pero antes de ser juzgada por indiferente me defiendo diciendo que siempre había querido conocerlo. Cómo no. Amo la obra del maestro Carlos Cruz Diez y me parecía imperdonable no visitar su museo.

Un domingo, finalmente, decidí ir al Museo de la Estampa y el Diseño Carlos Cruz-Diez.  Claro, no contaba con el cierre de la Avenida Bolívar. Así que luego de maniobrar por un buen rato, conseguí entrar.

De verdad, es increíble la colección. Tiene obras importantísimas. Por supuesto que hay muchas de Cruz Diez, pero también tiene de Picasso, de Miró e incluso de Andy Warhol.

Todo es un estallido de colores maravilloso. Estaba encantada. Pero únicamente yo pude disfrutar de esa sensación, porque el museo estaba vacío. No había nadie que pudiera admirar conmigo todo ese tesoro. La sala infantil estaba desolada. Daba tristeza. Era un museo muerto, como me diría Sofía Imber. Sin gente, no hay arte. No hay vida.

Qué pena que tengamos espacios así tan increíbles y pocos tengan la curiosidad de ir a conocerlos. Ojalá que al menos ustedes luego de leer esta postal, se animen a visitarlo y así seamos más, más y más enamorados de este museo y de tantos espacios que tienen la cuidad que mueren de soledad.

Dirección: Avenida Sur 11 con Este 8. En plena Avenida Bolívar. Horario martes a viernes de 9am a 5pm Sábado y domingo de 10 am a 5pm. Entrada libre.

Foto: Facebook. Museo de la Estampa y el Diseño Carlos Cruz-Diez.

read more
Vida Urbana

La ciudad de las guacamayas

El cielo caraqueño está teñido por los colores de sus guacamayas. Hay más de 15 especies de estas aves en la ciudad, algo único. Ellas forman parte del paisaje urbano. Se les ve volar sobre las autopistas, posarse en las ventanas de las casas y en los parques. Un espectáculo visual, que sólo Caracas le concede a sus habitantes. Por tanto, creo que aquí las palabras sobran. Mejor disfrutemos de esta galería.

read more
Vida Urbana

Paseo Los Próceres

Los Próceres

No debe haber ningún caraqueño -o al menos, deben ser muy pocos- que no tengan un recuerdo de infancia asociado con el Paseo Los Próceres. Muchos aprendimos a manejar bicicleta por allí o hicimos el intento de rodar en patines. Yo fui una. Pero reconozco que no tengo recuerdos más frescos de ese lugar. Más que aquellos vinculados con mi faena periodística, porque era una pauta fija todos los 25 de diciembre.

Así que le propuse a mi amiga Adriana Herrera, mejor conocida como @viajaelmundo, que compartiera lo que más recordaba de Los Próceres, pues no hay nada como leer lo que alguien pueda decir sobre un lugar con el que tenga una conexión emocional. He aquí su experiencia en este espacio tan simbólico de la ciudad, que data de 1956 y que fue inaugurada por Marcos Pérez Jiménez.

“Yo nunca tuve una bicicleta, pero sí varios patines: los de botín, los que se ajustaban, los de línea. Mi mamá me traía a Los Próceres para que yo practicara mis piruetas y este espacio se volvió para mí muy cercano y natural. En mi mente, todos iban a Los Próceres a aprender a patinar; no había otro lugar posible. Quizá es por eso que no entiendo bien cómo hay gente que viviendo en esta ciudad, no haya venido ni una vez. Este es uno de los lugares de mi niñez”.

En tu caso… ¿Cuál es tu mejor recuerdo en el Paseo Los Próceres?

read more
Vida Urbana

Centro de Arte La Estancia

La Estancia

No importa cuantas veces vaya, siempre que entro al Centro de Arte La Estancia (o PDVSA La Estancia, como se le rebautizó) me pasa lo mismo: me deslumbro como si fuera la primera vez.

Y es que siento una gran fascinación por este espacio. Me encanta esta casona colonial rodeada de 3 hectáreas de verdor. Un lugar perfecto para desconectarse del caos, tomar un respiro y volver a salir reconciliado con el mundo.

Además, me gusta mucho su programación cultural y la he aprovechado al máximo. Escuché en vivo a Francisco Pacheco. Bailé con la Billos. Me deleité con Gaélica. Y disfruté ver el talento de los Vasallos de Venezuela. Incluso, tomé clases de yoga prenatal. Así que, al menos para mí, es un lugar de visita obligada.

Quienes lo visitan con frecuencia saben que esos jardines no se prestan ni para hacer picnic ni andar de parejita ni arrancar flores, porque hay un grupo de guías que está pendientes del comportamiento de los visitantes. Y no está mal, pues poco a poco han ido educando al caraqueño a su preservación.

Dirección: Urb. La Floresta frente al Centro Plaza. Twitter: @PDVSALaEstancia

read more
Vida Urbana

Mercado de Chacao

Mercado Chacao

Uno entra al mercado de Chacao y lo que salta a la vista es una explosión de colores, por toda esa cantidad de verduras que exponen los comerciantes en sus puestos. Un banquete visual delicioso que se mezcla con un montón de aromas y sabores.

Yo soy de las que puede pasar sólo a ver, curiosear, preguntar e irme contentísima. Y es que, apartando el hecho de que el mercado municipal se ha convertido en nuestro paraíso terrenal en tiempos de crisis, resulta una experiencia maravillosa pasear por sus pasillos y deleitarse con esa variedad de frutas, vegetales y demás insumos. Aparte, hay puestos de comida para quien quiere completar la experiencia.

Confieso que personalmente le tengo mucho cariño al mercado de Chacao porque viví como periodista todo su proceso de construcción, los litigios por la apertura y hasta tragué lacrimógenas con los conflictos que hubo con quienes se opusieron a la construcción de su segunda fase.

Tenga en cuenta que el mercado de Chacao abre de miércoles a domingo a partir de las 5:30 am a 2:30pm, con excepción de los sábados que cierra a las 4pm.

read more
Vida Urbana

El casco histórico de El Hatillo

El Hatillo

Llegué a El Hatillo cuando tenía 7 años. Así que luego de tres décadas en este municipio me siento casi hatillana de nacimiento.

Aparte, como periodista me tocó cubrir esta jurisdicción y tuve el privilegio de visitar los lugares más recónditos y conocer personajes maravillosos, que se sienten orgullosos de haber nacido en esas tierras de origen agrícola.

Y es que muchos creen que El Hatillo es sólo La Boyera, Los Naranjos, el Casco histórico y La Lagunita. Nada más errado que eso. El municipio también es Sabaneta, Turgua, Los Naranjos Rural… Hay zonas tan escondidas que uno se encuentra con personas que aún cocinan en leña. Cual realismo mágico.

Por tanto, solo me queda decir que una visita al menos al pueblo de El Hatillo es casi obligatoria. Su plaza Bolívar está rodeada de coloridas casas coloniales que trasladan al visitante a otra época. Aparte, resulta muy apacible, porque se está lejos del centro de la ciudad.

Hay quienes aprovechan el paseo para visitar la iglesia de la patrona de El Hatillo, Santa Rosalía de Palermo. Perderse en la Casa Hannsi, comerse sin remordimiento una cachapa con queso y pernil en Doña Inés, tomarse la famosa chicha hatillana, saborear una pizza en Das Pastell Haus, darse un gusto en el restaurante Hajillo's o caminar por la principal de La Lagunita. Usted escoge. Pero le aseguro que en El Hatillo no se aburrirá.

 

read more
Vida Urbana

Metrocable de San Agustín

Metrocable

Una de las vistas más auténticas de la ciudad se obtiene desde las cabinas del Metrocable de San Agustín.

No hago nada con contarles. Hay que vivirlo. Desde arriba, se observa el verdor de El Ávila, buena parte del oeste de la ciudad y el corazón del barrio de San Agustín. Por tanto, es una mirada muy completa y realista.

¿Es peligroso? La verdad, las veces que he subido he quedado impresionada del respeto que le tiene la comunidad al sistema. Y cómo no. Basta hablar con cualquiera que se suba para entender el civismo que reina en el Metrocable. Se les facilitó la vida y eso lo agradecen.

Este sistema del Metrocable -conocido en otras ciudades como Medellín- comenzó a funcionar en Caracas a partir de 2010, cuando se inauguró la estación en el sector popular de San Agustín. Ya luego vendría el Metrocable de Mariches y una propuesta similar para La Dolorita.

Sin embargo, hay que recordar que Caracas conoce lo que es un teleférico desde 1955. En aquel entonces, cuando otras ciudades ni siquiera pensaban en este sistema, los caraqueños ya viajábamos en cabinas hasta la cima de El Ávila.

read more
Vida Urbana

Hacienda La Trinidad

Hacienda La Trinidad

Decir que me encanta este lugar, es poco. Me fascina, más bien. Es que me encanta la tranquilidad que se respira en la Hacienda La Trinidad. Amo sus jardines. Sus casitas de ladrillos. Y la oferta que tienen para sus visitantes: un rico restaurante, una linda librería infantil, una deliciosa tienda de chocolates, una bella venta de artesanías venezolanas y una galería de arte.

Aparte, me gusta el ambiente que se genera en este espacio. Tantas áreas verdes invitan a sentarse un rato a leer o simplemente a descansar. Los chamos corren de un lado a otro. O ves a grupos sentados sobre manteles conversando. Si, así de desconectados.

El Parque Cultural consta de la llamada Casa Vieja, que data del siglo XVII y que fue rehabilitada en 2002 para convertirlo en un espacio para exposiciones, conversatorios y conciertos. Era el espacio donde se procesaba la caña de azúcar. Mientras que en los secadores -cuya construcción data de mediados del siglo XX- servían para secar las hojas de tabaco previo a su manufactura.

A la hora de ir, tomen en cuenta los horarios: martes a sábado 10:30 am a 7pm. Domingos y feriados: 11am a 4 pm.
Dirección: Calle Rafael Rangel Sur, Urbanización Sorokaima. La Trinidad, Baruta.
Twitter: @trinidadcultura

 

read more