close

Tradiciones

Tradiciones

Perezas en el municipio Baruta

Pereza

Entre cualquiera de los motivos que puede generar una cola en Baruta este es el más insospechado. Las perezas son un ciudadano más en el municipio más verde y hay que darles paso, a su paso, cuando se lo tope en una calle y lo mire con sus ojos manchados.

Esta especie de mamífero, así como las coloridas y ágiles guacamayas, es parte de la fauna silvestre del Área Metropolitana de Caracas y se han vuelto un ícono de una ciudad en la que el crecimiento demográfico ha dejado islas de biodiversidad, que conforman pequeños bosques urbanos.

En los llamados caminos verdes que abundan en la capital puede toparse con alguna que se salió de su bosque y cruza lentamente la calle para llegar hasta casa. Su baja tasa de reproducción y la captura para el tráfico ilegal la convierten en una especie en riesgo de extinción.

La presencia de estos animales peludos y parsimoniosos, cuya única defensa son sus afiladas garras, es tan notable en el municipio Baruta que obligó a la alcaldía en 2009 a crear un Programa de Conservación y Rescate de Perezas y Guacamayas, manejado por la Dirección de Áreas Verdes del municipio.

El programa está dedicado a educar y concienciar a vecinos y visitantes sobre su rescate y enseñar cómo manipularlas cuando caen a las calles para reinsertarlas en su hábitat natural. Una tarea que hay que hacer con cuidado para no salir lesionado.

Es por ello que en Baruta entre las decenas de señales de tránsito que dan indicaciones a los conductores en las urbanizaciones Los Samanes, Santa Paula, Vizcaya, La Bonita, Hoyo de la Puerta, El Cafetal y San Román se pueden ver algunas que advierten la presencia de perezas en la vía, por lo que hay que tomar precauciones para no arrollarlas.
Contacto: Si desea más información sobre este programa de la alcaldía puede llamar (0212) 943 2426 y al (0212) 418 0033.

Florantonia Singer
Foto: Rosel Ojeda

 

read more
Tradiciones

El Nazareno de San Pablo

Nazareno de San Pablo

Le llaman la tradición de los hijos de Caracas y ciertamente no hay un acto de fe más representativo para el caraqueño que el Nazareno de San Pablo.

Cada Miércoles Santo, se congregan miles de personas en la Basílica de Santa Teresa, ubicada en el centro, para venerar la imagen que data del siglo XVII y pagar las más diversas promesas. Los fieles le llevan orquídeas y se visten con túnicas moradas como símbolo de devoción.

La leyenda del Nazareno de San Pablo reza que en el año 1597 azotaba en la ciudad una epidemia de peste del vómito negro o escorbuto y los devotos decidieron sacar la imagen en procesión.

Durante el acto, la imagen pasó por un limonero y un racimo de limones quedó enredado entre la corona de espinas del nazareno. Los fieles recogieron los limones que cayeron al suelo y se lo dieron como medicina a los enfermos, quienes sanaron prontamente.

read more