close

Gastronomía

Gastronomía

Mercado Los Palos Grandes

Mercado de Los Palos Grandes

En la tercera avenida de Los Palos Grandes, hay un mercado al aire libre que podría ser como cualquier otro. Los ojos se pasean por las verduras y frutas frescas. Los presentes recorren la cuadra de arriba abajo. Los precios de las hortalizas por kilo resuenan como un discurso predeterminado de los vendedores. Los charcuteros espantan las moscas de sus quesos criollos. Pero los olores que se concentran entre Parque Cristal y el Wendy’s de la zona revelan lo contrario.

El jojoto invade el olfato. Allí se venden cachapas rellenas de queso de mano y cochino de al menos tres dedos de grosor. Son populares en el municipio Chacao. Sobre una larga plancha, sirven porciones ya cuantificadas con un gran cucharón de acero, que voltean de forma casi mecánica con una espátula. Las personas no titubean en alinearse unos detrás de otros para comprarlas. Familias e individuos cazan taburetes de plástico solos para comerlas sentados. Es entonces cuando el silencio se adueña de las pocas mesas del local.

Las arepas de maíz blanco pelado son la opción de los corredores. Un grupo ataviado con ropa deportiva se sienta a desayunar en una mesa del puesto de Arepa Pelá. Unos las prefieren sola con pico de gallo. Otros con rellenos. Algunas combinaciones rompen con los sabores prestablecidos, como aguacate, chicharrón y queso, o asado negro con queso amarillo rallado. Las asan en dos planchas y las rellenan en el acto.

Los jugos naturales, otra alternativa saludable. Allí, la variedad es la regla. Sin gluten, con azúcar, bañado en grasa; todo condensado bajo la uniformidad de los toldos que los cubren. Igual sucede con la concurrencia. Niños, adultos, deportistas, amas de casa, incluso perros confluyen en esa cuadra caraqueña.

El Mercado de Abastecimiento de Los Palos Grandes es un punto gastronómico ambulante de parada obligatoria. Se creó como una iniciativa de los vecinos para colaborar con los despedidos de Petróleos de Venezuela S. A. (PDVSA), en la época de huelga general entre 2002 y 2003. La actividad cuajó. El libre tránsito se interfiere en aquella vía de Chacao entre las 6 de la mañana y la 1 de la tarde todos los sábados.

Andrea Tosta
Foto: Efrén Hernández

Dirección: Tercera Avenida de Los Palos Grandes:
Horario: sábado de 6 a.m. a 1 p.m.

read more
Gastronomía

Bar El Torero

Bar El Torero

Las maletas de Marcos Pérez Jiménez, el tarjetón electoral de 1958, la cantimplora del general Ezequiel Zamora, el secador de pelo de Lila Morillo, los chuzos del retén de Catia, el pasamanos del Metro que dañó el presidente Luis Herrera Campins durante la inauguración. La historia de la Venezuela del siglo XX, un poquito más atrás y otro más adelante, está dentro de este bar ubicado en el centro de Catia y que su dueño, Evaristo Soto, insiste en aclarar que se trata de un restaurante, aunque desde hace años sólo se sirven cervezas, las más baratas de Caracas, probablemente.

Soto, quien usa el alias de Peter, abre la puerta de un día cualquiera. La estampa del hombre le hará pensar que está entrando al Castillete de Armando Reverón. Canoso y barbudo, esquivo para hablar, invita a ver lo que él llama corotos viejos, pero que en verdad es un museo del país. Advierte que hay que traer efectivo, “y bastante”, porque aunque se exhiben algunos de los primeros puntos de venta que existieron, este local no dispone de uno para sus clientes. “Lo estamos esperando”, responde.

Puede pasar toda una tarde encontrando tesoros en El Torero. En esta máquina del tiempo hay un salón repleto de relojes, máquinas de escribir y picós. Otro dedicado a instrumentos musicales. Uno más con vasijas de peltre y fotos viejas. Un área donde hay trajes de toreros, y también uno que aseguran perteneció a María Félix. Una extensa colección de gaveras de refrescos y cervezas, de cuando se hacían de madera, está entre los descubrimientos más llamativos.

Entre el corotero encontrará mensajes que hacen las veces de un pie de foto para cada uno de los objetos. La inventiva de Soto para nombrar las cosas le sacará una cara de asombro o una risa cómplice. El local destaca desde la entrada en donde se exhibe una muestra de todo lo que hay adentro. Está en la calle Maury de Catia, de casonas coloniales viejas, pero restauradas recientemente.

El Torero está abierto de lunes a domingo y congrega a una familia. En la barra, una mujer que ha atendido el lugar durante 12 de los 30 años que tiene abierto, asegura que son los clientes los que se saben la historia. Hombres y mujeres solitarios, parejas y grupos de amigos van a destilar la tensión del día con una cerveza friísima. Hay cierto rostro melancólico entre los asiduos de este bar; quizás sea porque solo colocan música de los años sesenta, setenta y ochenta.

Florantonia Singer
Foto: Efrén Hernández

Horario: lunes a domingo / 2:00 pm a 11:00 pm
Dirección: calle Maury, Catia, a una cuadra del Metro
Metro: estación Plaza Sucre

read more
Gastronomía

Mercado Chino

Mercado Chino

Por un día, la urbanización El Bosque se convierte en nuestro pequeño Chinatown. Todos los domingos, el patio del Club Social Chino amalgama lo mejor del arte culinario asiático, de sus expresiones artísticas y de la idiosincrasia de una cultura reconocida por la excentricidad de su comida. Todo aquello es una síntesis de sabores y olores que estallan en un solo lugar: el Mercado Chino, que se organiza desde hace más de 35 años en Caracas. Al sitio llegan, extranjeros que viven en diferentes partes del país para ofrecer mercancía que suelen importar desde China o cultivan en tierras venezolanas, provincia adentro.

Desde las 6:00 de la mañana hasta el mediodía, las áreas comunes del club se convierten en una galería de alimentos donde se expenden especias, mariscos, vegetales, frijoles y hasta anguilas vivas, al mejor estilo de los mercados en Shanghái, una de las ciudades más pobladas del mundo. Cada comprador se sumerge en un viaje al gigante asiático. Hay de todo, lo cual lo convierte en un sitio de referencia entre quienes se declaran amantes de la cocina.

Puertas adentro, el idioma oficial es el mandarín. Lo que más que una barrera, le confiere auténticidad a la experencia. Los comerciantes buscan la manera de expresarse para ofrecer verduras, pescados, ropa, leche de soya fresca, periódicos y bebidas gaseosas. Aquello es una forma expedita de acercarse a una sociedad que tiene sus raíces del otro lado del mundo.

Durante cada jornada el lugar es visitado por comerciantes del este y oeste de la ciudad, especialmente por quienes administran sus propios establecimientos de comida en las avenidas Sucre, Urdaneta, Baralt y el centro de Libertador. Acuden en busca de productos pocos conocidos como flor de ajo, hongos, setas, vainitas planas, pepino chino y hojas de mostaza.

Algunos puestos venden empanadas de algas, dulces típicos y “pu erh”, un tipo de té un poco más oscuro y espeso. Fuera del recinto uno de los establecimientos de comida más visitados es el Lai King, ubicado en la avenida Principal de El Bosque. Allí los visitantes acuden para degustar el desayuno chino. Se trata del “Dim Sum”, porciones individuales de vegetales y carnes, generalmente cerdo y camarones, que se sirven en un solo bocado, fritas o al vapor.

Julio Materano
Foto: Efren Hernández

Dirección: Club Social Chino. Avenida prinicipal El Bosque. Municipio Chacao.
Horario: Domingos. De 6 a.m. a 12 p.m.
Metro: Chacaíto.

read more
Gastronomía

Mercado Peruano

Mercado Peruano

Desde hace tres décadas, la dinámica en Quebrada Honda cada domingo es la misma. A las 8 de la mañana, se arman toldos, tarantines, se despliegan mesones y se oferta causa limeña, chupe de pollo o camarones, ceviches, papas a la huancaína, lomo salteado a la peruana, ají de gallina, chicha morada.

Al aire libre, la gente se dispone a comer en el famoso Mercado Peruano, escuchando música criolla. Quienes trabajan aquí son casi todos peruanos de nacimiento, agrupados en la cooperativa La Alameda del Perú. El ambiente es familiar. Realmente, los platos no son demasiado elaborados. Al contrario, parecen sencillos, con una sazón casera. Juana, que nació en Lima y tiene 20 años en este mercado, dice que eso es un halago. “Esto es lo más típico, lo folklórico. Hay ingredientes que no son igual que los originales, porque en Venezuela nos cuesta conseguirlos. Pero uno hace el esfuerzo”.

El Mercado Peruano tiene un extra: en la cuadra venden también otros productos, como granos, refrescos, harinas, música tradicional y recuerdos “del Perú”.

Ángela y Carlos vienen por primera vez. “Nos han dicho que aquí se come divino. No conocemos ninguno de estos platos, pero nos dijeron que probáramos lo que quisiéramos, que siempre sería una buena elección”. Le compraron a Juana ceviche, causa limeña, chicha morada. Comieron rápido. Al terminar, dijeron: “Tenían razón, vamos a volver pronto a probar más cosas. La próxima vez, vamos por los postres”.

Sí, también hay dulces y varios: mazamorra morada, elaborado con maíz morado y harina de comote; alfajores; o picarones, hecho con masa de auyama, batata y miel. La vendedora sonríe al escuchar el comentario de sus nuevos clientes: “Eso siempre pasa: es muy raro que aquí venga alguien una sola vez. Siempre querrán volver por más”.

Erick Lezama
Foto: Efrén Hernández

Dirección: Quebrada Honda, frente al Centro de Acción Social por la Música.
Horario: domingos, de 8 am a 4pm.
Metro: estación Colegio de Ingenieros.

read more
Gastronomía

Café Noisette

Café Noisette

Siempre suena jazz de fondo. Otras veces, una banda toca en vivo. Pero la música nunca falta. En una mesa, una pareja conversa en francés. Del otro lado, una maestra del Colegio Francia degustando una crêpes En las paredes, hay retratos de la gran Édith Piaf y afiches que recuerdan a París. Ningún detalle es al azar. Todo en Café Noisette está dispuesto para que quien entre tenga que la sensación de que no está en Caracas sino en un bistró parisino.

Exactamente así se lo imaginaron sus dueños Marc Manceau y François Roux. Nacidos y criados en Francia, quienes se enamoraron del Caribe y en el 2000 decidieron hacer vida aquí. Pero mucho extrañaban su Patria y pensaron que la idea de abrir un café como los que se encuentran en cualquier calle del país europeo los haría sentir cerca de casa. Después de dar vueltas, encontraron su espacio en La Carlota, donde existe un pequeño circuito francés, formado por la pastelería La Galia y el Colegio Francia. Han pasado siete años y se sienten orgullosos de la buena fama que los cobija: “Sin publicidad poco a poco se fue llenando de gente, aunque no es una zona muy transitada”, dice François con su español bien aprendido.

Como buen local inspirado en París, la carta es muy importante. Está mitad en francés, mitad en español. Hay crêpes dulces (glaseadas, con nutella y frutas), crêpes saladas (queso de cabra, pollo, nueces, queso, ajoporro), tartines (tostadas con quesos, patés, fiambres), distintas ensaladas. Entre los postres, además de las tartas, está el fondant de chocolate con crema inglesa que es el favorito de muchos. Y no puede faltar el café, de buen sabor, cultivado de forma artesanal en Biscocuy, Portuguesa.

Es un lugar para desayunar, almorzar o merendar. Y es muy probable que su orden la prepare Marc Manceau o François Roux, quienes con simpatía suelen atender al público. Hay un plus: la música en vivo. Muchos egresados de las filas del Sistema de Orquestas ofrecen conciertos íntimos de jazz cada miércoles, jueves, viernes y sábados, desde las 6:00 de la tarde hasta las 7:45 de la noche.

Erick Lezama

Dirección: Av principal de la Carlota, edificio Marco Aurelio, PB. La Carlota.
Horario: lunes y martes: 12 am a 7pm / Miércoles a viernes: 7:30am a 8 pm Sábados: de 8:30am a 8pm.
Estación del metro: Los Dos Caminos

read more
Gastronomía

Artesano Cafetería

ArtesanosCafeteria

Cuando se abre la puerta hay un olor dulzón. Un aroma a pan saliendo del horno y a café recién colado: ese aromático convertido en una obra latte art, servido en tazas de peltre sobre mesas de madera áspera. Y el melado de papelón bañando un golfeado tibio que –créanlo– no necesita más queso. O un ponqué de zanahoria o de chocolate. Un cachito o un sándwich que concentran toda la frescura que puede brotar de la tierra misma.

Hay una bicicleta estacionada en una especie de sobretecho. La iluminación y la temperatura: cálidas. Las paredes, de ladrillos y de cemento pulido, tienen en algunos rincones pizarras con el menú dibujado con tiza. El sonido suave que emana de una corneta a veces es jazz, otras reggae. Y desde un ventanal se ve la gente caminando. Todo parece construido para que esa parada cotidiana de ir por un café sea en verdad una experiencia. Así es Artesano Cafetería.

Como una guarida al tráfico, el local está en pleno centro de Caracas, en la esquina La Torre, a pocos metros de la Plaza Bolívar. Cada vez son más las personas que entran y leen un libro, el periódico. Conversan. Casi una década de experimentación culinaria de Antonio Gámez, Ángel Rincón y Julio Rincón, sus dueños, está resumida allí. Queda claro que han evolucionado en el negocio: al principio tenían apenas una barra, al aire libre, y sólo vendían: café, pan, papelón con limón, golfeados y poco más.

No ha habido desvío en esa búsqueda de garantizar la frescura. Los ingredientes de todas las preparaciones son cultivados con esmero por proveedores artesanales. Los granos de café llegan del estado Portuguesa, los vegetales del estado Aragua, los embutidos los elaboran ellos mismos en una pequeña empresa.

“Uno abre la puerta y no quiere irse”, dice una Ana Crespo, una asidua visitante. Ella ha probado todo. El café Adriana (expresso, crema, canela, pepelón), el Mocaccino (expreso, sirope de chocolate, cacao, crema), el Late Vainilla (crema, sirope de vainilla, expreso), el Guaro (cocuy, azúcar de naranja, expresso), el Marieta (crema, canela, brandy, sirope de vainilla), el Carajillo (brandy, expreso). “Vengo a desayunar, a merendar; vengo a estudiar, cuando me siento contenta, cuando estoy triste”. Y hay que entenderla.

Erick Lezama
Foto: Hugo Londoño @huguito

 

Esquina La Torre, diagonal a la Plaza Bolívar.
Estación del metro: Capitolio
Horario: de lunes a sábado, de 7:00 am a 7:00pm. Domingos: 9:00 am a 6:00pm.

read more
Gastronomía

Caffé Piú

Al entrar, verá un mensaje en italiano fijado en una pared : “Un angolo di mundo qui”, que traducido al español significa “Un ángulo del mundo aquí”… De eso precisamente se trata la experiencia de ir a Caffé Piú. Sentir que no se está en un sitio cualquiera, sino en un ángulo del mundo, en un lugar especial, donde el café es el protagonista y la excusa perfecta para pasar un rato en un pequeño local, rodeado de antigüedades y de una colección de objetos, que tienen significado para sus dueños Gian Franco Misciagna y su esposa, Marbelis Daliz.

Aquí, el menú de aromáticos va desde los clásicos capucchino, expreso y nocciola. Hasta variedades como Lima's Piú (expresso y ralladura de limón), Andrea's (ponche crema +  expresso + leche + extracto de vainilla), Da'Piú (leche condensada + expresso + canela + leche + cacao), entre otras mezclas. Que bien puede acompañar con sus empañadas de harina de trigo, panninis o tortas.

Gian Franco es quien suele estar detrás de la barra, manejando con experticia su máquina de café. Tal y como lo aprendiera de su padre, Giovanni Misciagna, fundador del Café Vomero (1959). Así que si alguien sabe hacer un buen café en Caracas, es precisamente él. Pero vale advertirle que es un personaje. Por tanto, no le extrañé si Gian Franco lo recibe cantando o tocando su bocina en forma de gallina. O si le pide que le ayude a arreglar las mesas y sillas de la terraza mientras termina de abrir el local. Su carisma le da autenticidad a Caffé Piú.

Llegar no le será ningún problema, pues Caffé Piú está ubicado en una esquina estratégica de la calle Chama de la urbanización Bello Monte. Estacionar sí, porque sólo cuenta con tres puestos en su frente. Pero sepa que todo tiene una razón de ser. Sus dueños son fieles defensores de los derechos de los peatones. Incluso, verá carteles en la fachada defendiendo el uso de la acera. Por tanto, bien podría decirse que Caffé Piú fue pensado para vivir la ciudad idílica, aquella donde se puede llegar a un sitio caminando, sentarse en la terraza al aire libre a tomarse un buen café, toparse con intelectuales e irse a casa al final de tarde con un buen gusto de haber pasado un rato agradable en una esquina del mundo.

Horario:

Lunes a Viernes: 8 am a 7 pm / Sábado: 9 am a 3 pm

Mirelis Morales Tovar

 

read more
Gastronomía

Kakao

Kakao

Uno se queda corto de adjetivos cuando tiene que escribir sobre Kakao. Y no lo digo porque soy una adicta al chocolate. No. La verdad, nadie puede ser indiferente ante esa vitrina llena de bombones artesanales, que rinden un homenaje a las riquezas gastronómicas de cada región del país.

En cada bocado, se descubre las especies, las frutas y los licores más autóctonos. Son un tributo a las recetas ancestrales, a nuestra tradición de dulcería criolla y una reivindicación a nuestro cacao. Porque más que una simple tienda, Kakao es una empresa familiar -con María Fernanda Di Giocobbe a la cabeza- que se dedica a la investigación, diseño, creación y comercialización de bombones.

Hay que probarlos uno a uno para descubrir las más curiosas combinaciones, como dice Miro Popic en su guía. Pero además uno no se puede ir de Kakao sin probar una tacita de chocolate caliente. Ufff es un manjar de dioses. Yo soy de las que se lo toma sorbo a sorbo para que no se termine nunca.

También vale la pena darse una vuelta por sus tiendas para ver la variedad de cajas de bombones intervenidas por artistas, así como ver las diversas barras de chocolates de las marcas Chocolates Paria, Chocolates El Rey, Fransceschi, entre otros. O simplemente para quedar impregnados de ese delicioso olor a chocolate que se percibe desde la entrada.

Tomen nota de las coordenadas: Kakao (Paseo Las Mercedes. Horario: 12m a 8 pm. Viernes y sábado: 1pm a 8:30 pm) Cacao de Origen (Hacienda La Trinidad. Lunes a sábado: 10:30 am a 6pm / domingo: 11 am a 4pm).

read more
Gastronomía

El Tizoncito

Tizoncito

Es un clásico de esta ciudad. A mí me encanta, porque nunca me deja mal. La comida es divina y el sabor es auténticamente mexicano. De solo ver la foto me provoca volver a ir para comer más tacos y tortillas.

La pequeña taquería, ubicada en el Centro Comercial Paseo Las Mercedes, tiene más de 40 años. En su interior exhibe una foto del mismísimo Mario Moreno “Cantiflas” posando de espaldas al local. ¡Cuál trofeo!

Siempre está lleno de gente, así que toca esperar un poco. Pero los mesoneros son veloces y muy atentos. Les juro que vale la pena.

Lo malo es que por el tema eléctrico, han tenido que restringir el horario. Por tanto, no abren los domingos y los sábados cierran a las 7pm. Esperemos que pronto puedan normalizar su servicio para seguir disfrutando de su sabor mexicano.

Dirección: Centro Comercial Paseo Las Mercedes. Sector La Cuadra.

read more
Gastronomía

Café Amelie

Cafe Amelie

Yo perdí la cuenta de las veces que he visto la película Amelie. Me sé las escenas de memoria. El soundtrack. E incluso, fui al café en París donde se grabó la película como la propia fanática loca.

Por eso cuando supe que habían abierto en Caracas un café temático de la película dije: “Quiero ir a conocerlo pero YA”. Y cumplí. Me fui a explorarlo con mi amiga @viajaelmundo. Y quedé encantada.

Es una burbuja. Quedas abstraído en medio de todas las fotos y los detalles alusivos a la película. El soundtrack de fondo y las imágenes de la decoración te trasladan a París.

El espacio abrió en octubre de 2015. Tiene seis mesitas. Un menú bien amplio de cafés, dulces y pasteles salados. Les sugiero ir en la mañana, porque en las tardes suele ponerse muy full y la experiencia no será igual.

Dirección: Está ubicado al final de la primera avenida de Los Palos Grandes, entre 1era Transversal y la avenida Francisco de Miranda. Edificio Venital. Lunes a viernes 7:30 am a 7 p.m. Sábado 8 am a 6 pm. Domingo: Cerrado.

¡Hora de despertar! 😊 Un fabuloso día espera por ti en nuestro rinconcito 💕

A photo posted by Amelie Café & Pasteleria (@amelie_ccs) on

read more