close

Arquitectura

ArquitecturaHistoria

El Helicoide

Maqueta de El Helicoide

Muchas personas conocen a El Helicoide como la estructura deprimente que se ha convertido hoy en día, pero pocos conocen su verdadero propósito para el cual fue diseñado a inicios de los años cincuenta.

En el año 1955, un inversionista llega a la oficina de los arquitectos Jorge Romero, Pedro Neuberger y Dirk Bornhorst para urbanizar una de parcela de 101.000m² ubicada en la Roca Tarpeya de Caracas. Su intención era crear un nuevo urbanismo para vender parcelas en la empinada colina, pero al grupo de arquitectos se le ocurrió una idea mejor, y así fue como nació El Helicoide, una súper estructura que se adaptaría perfectamente a la empinada topografía del terreno.

El proyecto contemplaba un enorme centro comercial con 320 locales diseñados a lo largo de una estructura helicoidal que bordeaba el cerro, con una vialidad de suave pendiente de apenas 2,5% de inclinación, unos 1.000 puestos de estacionamiento que irían a la par de los locales. Básicamente sería un complejo para recorrerlo en automóvil, la idea era estacionarse frente al local de tu gusto sin tener que recorrer mucho a pie. Adicionalmente contaría con bowling, salón de eventos, restaurantes, guarderías, 7 salas de cine con 180 butacas cada una, un hotel, una sala de exposiciones entre otras cosas.

El enorme complejo también tendría su propia emisora de radio, llamada “Radio Helicoide” para promocionar y dar a conocer los eventos y actividades que se realizarían dentro del recinto. Al igual que un canal de televisión.

El Helicoide, cronología de un proyecto. 

  • En enero de 1955 se inician las labores de boceto y diseño de El Helicoide por parte de los arquitectos Jorge Romero, Pedro Neuberger y Dirk Bornhorst.
  • El 23 de noviembre de 1955 se realiza una exposición en el Centro Profesional del Este, donde se presenta por primera vez al público el proyecto de El Helicoide. A esta exposición asiste el general Marcos Pérez Jiménez y el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, quienes quedan fascinados con el edificio.
  • En el año 1956 inician los movimientos de tierra en el sector Roca Tarpeya en Caracas.
  • Para 1957 la obra tenía un avance importante. Estaban culminados gran parte de los movimientos de tierra y parte de la estructura.
  • En el año 1958 se paraliza la obra parcialmente, debido a la caída del gobierno del general Marcos Pérez Jiménez, la cual se reanuda durante la llegada de la junta de gobierno.
  • Para 1959 varios inversionistas mostraban preocupación por la estabilidad del país, lo que causa la paralización de El Helicoide por breves lapsos de tiempos.
  • En 1961 el proyecto es presentado en la exposición “Roads” realizada en el Museo de Arte Moderno de New York.
  • En el año 1962 se paraliza definitivamente la obra, quedando El Helicoide inconcluso. También se declaró en quiebra la empresa “Arquitectura & Urbanismo C.A.” encargada del diseño.

El Helicoide y sus admiradores

Desde su que salió a la luz pública la primera maqueta de El Helicoide, en Caracas, este faraónico proyecto no dejó de tener admiradores. Y la lista fue larga.

El 3 de febrero de 1955, el mundialmente famoso urbanista francés Maurice Rotival observa el proyecto quedando encantado con aquel edificio que de manera helicoidal se montaba sobre la Roca Tarpeya.

Unos meses después en la exposición que lo presentaría al público, el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer tiene la oportunidad de visualizar la maqueta del proyecto mostrando su admiración por la obra y quedando encantado con el concreto martillado. En esa misma reunión, el presidente Marcos Pérez Jiménez también quedó estupefacto por lo audaz de aquel edificio.

“Es ésta una de las creaciones más exquisitas brotadas de la mente de un arquitecto”, comentó el poeta chileno Pablo Neruda, cuando visitó El Helicoide en el año 1959.

El artista de renombre internacional Salvador Dalí también conoció el proyecto e imaginó posibles obras de su autoría en los diferentes espacios del edificio. Lamentablemente ninguna de éstas se llegaron a concluir.

El paisajista brasileño Roberto Burle Marx fue el encargado del paisajismo que estaría en las diferentes terrazas del edificio, de las cuales tampoco se pudo concretar ninguna.

No menos sorprendente fueron las intenciones de Nelson Rockefeller por comprar el proyecto, acción que no se llegó a concretar por el entramado legal en que se convirtió El Helicoide al quebrar la empresa constructora y la obra caer en manos del Estado, quien nunca tuvo tiempo para concluir o vender el proyecto.

Proyecto innovador

El Helicoide fue pionero en muchas tecnologías en el área de la construcción, entre ellas, el uso de ascensores inclinados los cuales tenían un recorrido de 440m de largo con una pendiente de 30° grados que llevaría a los visitantes desde el acceso peatonal ubicado en la urbanización Las Acacias hasta los diferentes niveles comerciales de El Helicoide, rematando en la cima del complejo.

Los ascensores tendrían una velocidad de 2m/seg y una capacidad de 96 personas, dichas máquinas fueron construidas por la empresa Wertheim, en Viena, Austria, los cuales llegaron al Puerto de La Guaira pero más nunca se supo nada de ellos pues nunca fueron instalados.

Hasta el día de hoy no se sabe cuál fue el destino de estos ascensores, los cuales hubieran sido pioneros en Venezuela y el continente.

En cifras

• 101.000m² es el área de la parcela sobre la cual se construyó El Helicoide.
• 100.000m² es el área de construcción de El Helicoide.
• 12.000 planos contenían todo el proyecto.
• 10.000.000$ era el costo inicial del proyecto, el cual llegó a triplicarse a causa de los movimientos de tierra requeridos.
• 320 locales tendría el centro comercial.
• Los locales más grandes tenían un costo de Bs. 2.000 por m², mientras que los más pequeños se vendían a un precio de Bs. 1.700
• 1.000 puestos de estacionamiento tendría el complejo.
• 30.000m² de áreas verdes comprendía la primera etapa de El Helicoide, todos diseñados por Roberto Burle Marx.
• 1.500 obreros trabajaron durante 3 turnos las 24 horas del día para su construcción.


Arq. Ricardo Castillo G.
Director de Arquitectura Venezuela.
Twitter @Arquitecturavzl  Instagram @Arquitecturavzl Facebook Arquitectura Venezuela

read more
Arquitectura

Plaza Altamira

Plaza Altamira

No hay postal más hermosa de Caracas que la que consigue desde la Plaza Altamira. La imagen es casi perfecta: el Obelisco, el espejo de agua, el edificio Altamira y al fondo la silueta de El Ávila. Qué más se puede pedir.

La Plaza Francia, como en realidad se llama, se construyó en la década del 40. Se inauguró, para ser más exactos, el 11 de agosto de 1945. Su diseño estuvo a cargo de Arthur Khan y su construcción se le asignó a Luis Roche.

Creo no exagerar-y perdón, si caigo en una equivocación- cuando digo que no hay caraqueño que sea indiferente a este espacio de la ciudad. Yo, por lo menos, soy una enamorada de la Plaza Altamira.

Me encanta cuando la decoran en Navidad. Me fascina cuando se convierte en una gran librería durante el Festival de la Lectura. Me conmueve cuando el Obelisco se tiñe de color en solidaridad por alguna causa. Me gusta sentarme en sus bancas y ver a la gente pasar… No sé, tengo una gran conexión con este lugar y me gusta sumarle dolientes para que se conserve siempre como la recuerdo.

read more
Arquitectura

Galería de Arte Nacional

GAN

No hay un lugar más apacible en Caracas que la Galería de Arte Nacional. Y me refiero a la antigüa sede. Más allá de la belleza de la edificación y de la importancia de las obras de arte que acoge este espacio, su jardínes internos son un remanso de paz. Al menos, para mí.

Nada más toparse al entrar con aquel estanque a cielo abierto cubierto de nenúfares y rodeado de esculturas, uno siente ganas de desconectarse y sintonizarse con la tranquilidad que merodea entre decenas de columnas blancas.

La idea de crear un espacio para realzar el arte nacional surgió en 1974, pero en ese entonces no había sede para materializar esta iniciativa. Así que la Galería de Arte Nacional abrió sus puertas el 6 de abril de 1976 de forma provisional en el antiguo edificio del Museo de Bellas Artes, que había sido construida por el arquitecto Carlos Raúl Villanueva en 1938.

Allí, en aquel espacio ubicado en la llamada Plaza de los Museos, tuve mi encuentro con la emblemática obra Miranda en la Carraca de Arturo Michelena, esa que tantas veces vimos en los libros de primaria.

Después de 30 años, la Galería de Arte Nacional cuenta finalmente con su propia sede, ubicada en la Avenida México. Su diseño estuvo a cargo del arquitecto Carlos Gómez de Llarena. Pero, al menos mi generación, siempre asociará a la GAN -como se le llama por sus siglas- con ese bello patio interno, rodeado de columnas blancas, que te invita a la quietud.

read more
ArquitecturaUncategorized

Santa Capilla

Santa Capilla

Es una iglesia pequeña que bien podría pasar inadvertida. Pero es una obligación visitarla cuando se está por el Centro de Caracas para contemplar lo hermosa que es.

La construcción de la Santa Capilla fue ordenada por el presidente Antonio Guzmán Blanco en 1883 al arquitecto Juan Hurtado Manrique. Se dice que la idea de Guzmán Blanco era hacer en Caracas una réplica de la Sainte Chapelle de París.

Al entrar, le recomiendo que se tome el tiempo de ver el cuadro “La multiplicación de los panes” del pintor Arturo Michelena. Así como los vitrales. Estás intactos y son un espectáculo.

Como dato curioso que aprendí gracias a mis amigas de @urbanimia, verán que la Santa Capilla es una de las pocas iglesias que en su fachada tiene la imagen del diablo. Si no me creen, vayan a verlo con sus propios ojos.

read more