close
DanielFernandezShaw2

Llegaban los años 70, Venezuela vivía la bonanza petrolera y Caracas se perfilaba como una metrópolis de talla mundial. El entonces presidente Rafael Caldera convocó a arquitectos e ingenieros para un plan urbanístico que era prioridad para el Estado: hacer 15 mil viviendas.

Pero los jóvenes arquitectos Daniel Fernández-Shaw, Henrique Siso y el ingeniero Carlos Delfino presentaron un proyecto más ambicioso que iba más allá de solamente construir casas. Fernández-Shaw, que en ese entonces tenía 33 años, conceptualizó un diseño complejo en el que además del área de residencias se integraran espacios de oficina, comercios y museos: vida, trabajo, disfrute y arte conjugados en el mismo espacio, una idea que para el momento marcaba un hito en el urbanismo.

Así nació Parque Central y sus simbólicas torres que detentaron durante 22 años el título de ser los rascacielos más altos de Latinoamérica hasta el año 2003. Sin saberlo, Daniel Fernández-Shaw le daba un perfil determinante a Caracas con el delineado de esos edificios que son parte del motor de la vida urbana de la capital.

Fernández-Shaw había llegado a Venezuela a los 14 años de edad. Nació en Madrid en 1933 y vino a forjar su sentido de pertenencia en Caracas, donde se formó como arquitecto en las aulas de la facultad de Arquitectura de la Universidad Central de Venezuela.

Su foco de investigación y trabajo fue el diseño de viviendas a las que le dedicó buena parte de sus más de 60 años de experiencia profesional. Con el paso del tiempo mantuvo una visión práctica y dinámica sobre el concepto de vivienda y hábitat, así que apuntó hacia la revalorización y proyectos de planificación en barriadas populares de Caracas.

Esta idea persistió en su carrera como arquitecto y docente universitario, por lo que promovió en las nuevas generaciones de arquitectos el desarrollo de propuestas que pusieran en el centro la vida del barrio, cómo mejorarla, cómo integrarla y hacerla eje de su propia transformación. Esa Caracas que conoció, que no era la de los techos rojos y que cambió ante sus ojos crecía y se desbordaba por las barriadas. Allí centró su interés y lo expandió a sus estudiantes.

El último día del año, cuando 2016 se despedía, también dijo adiós Daniel Fernández- Shaw, arquitecto y creador de un emblema que le dio parte de su identidad a Caracas.

Gabriela Rojas
Foto: Jogreg Henriquez. Revista del Colegio de Arquitectos de Venezuela.

Tags : CaracasDaniel Fernández-ShawfeaturedParque Central
mimoto

The author mimoto

Periodista. Escribo sobre temas urbanos, porque me apasiona recorrer las ciudades y descifrarlas. Colaboro para el portal CityLab Latino (Univision), El Comercio y otros medios internacionales.
Comentarios