close
roberto-burle-marx

Una ciudad sin paisaje no es más que torres de concreto delimitadas por venas grises que son las vías de asfalto. Pero la savia que mueve el sistema nervioso de una urbe cruza a través del verde de la naturaleza, una presencia imprescindible en el horizonte de la ciudad que se conjuga con la vida humana.

Por eso el nombre de Roberto Burle Marx es un sello indeleble que acompaña la identidad caraqueña, a través de una de sus grandes obras: el Parque del Este, ahora renombrado Parque Generalísimo Francisco de Miranda. Esas 82 hectáreas de terreno cobraron forma y sentido bajo la mirada de Burle Marx, el arquitecto y paisajista brasileño a quien le fue encomendado el diseño y conceptualización del parque, inaugurado en 1961 durante el gobierno de Rómulo Betancourt.

Roberto aprendió desde niño junto a su madre en su natal Río de Janeiro el cuidado y la dedicación a las plantas, por lo que la vegetación y su entorno siempre fueron parte de su panorama. De allí a que haya dedicado la primera parte de su formación a investigar sobre botánica y a conocer las especies propias, tanto de su país como la de los lugares en los que desarrolló sus proyectos paisajistas.

El paisajismo del complejo residencial Parque Central también fue diseñado por Roberto Burle Marx. Y de haberse concretado el proyecto de El Helicoide, hubiese contado con el ingenio de este artista.

Con el proyecto Parque Flamenco en Río de Janeiro, Burle Marx transformó 122 hectáreas de vertedero de basura en un imponente parque público. Su segunda obra de magnitud fue el Parque del Este, donde hizo una integración de plantas locales a los jardines ornamentales, una selección de la flora más representativa del país que ocupa hasta los puntos más distantes del terreno y apostó por conjugar estos elementos con la vida animal al diseñar e incorporar un pequeño zoológico.

En sus 85 años de vida, Burle Marx concibió sus ideas desde las múltiples perspectivas que lo hacían entender el espacio como un todo, ya que fue arquitecto paisajista, naturalista, botánico y además un artista plástico que integraba la belleza del color y las formas dentro de sus proyectos. Por lo que fue considerado como uno de los grandes modernistas de América Latina.

Aunque la mayor muestra representativa de su obra se encuentre en Brasil, muchas ciudades y capitales del mundo tienen un rastro distintivo de su obra, entre ellas Caracas, que le debe a Roberto Burle Marx uno de sus pulmones vegetales más importantes y a la vez un espacio dinámico, lleno de movimiento por ser uno de los lugares predilectos para el esparcimiento de los caraqueños.

Roberto Burle Marx falleció el 4 de junio de 1994 en Río de Janeiro, Brasil.

Gabriela Rojas
Foto: https://vivreaberlin.com/roberto-burle-marx-exposition-florale-tres-reussie.html

Tags : CaracasfeaturedRoberto Burle Marx
mimoto

The author mimoto

Periodista. Escribo sobre temas urbanos, porque me apasiona recorrer las ciudades y descifrarlas. Colaboro para el portal CityLab Latino (Univision), El Comercio y otros medios internacionales.
Comentarios