close
LaCeibaDeSanFrancisco_EHA

Emerge en el medio del concreto. De su tronco grueso de 30 metros de altura, brotan ramas que forman una fronda verde y espesa. Allí, frente a la esquina San Francisco, una ceiba se ha mantenido imbatible desde mediados de 1866. Es más que una guarida al sol de mediodía en el centro de Caracas: el árbol es uno de los más longevos de la ciudad y ha sido testigo de números episodios históricos.

Se desconoce quién lo plantó. Una de las versiones dice que fue la pequeña hija de un policía quien la sembró y regó hasta que creció. A su alrededor, entonces estaba el Convento de las Carmelitas (donde ahora se encuentra el Palacio Federal Legislativo), el Palacio de las Academias y el Convento de la Inmaculada Concepción.

Bajo su sombra se reunían a trabajar comerciantes y corredores. De allí que el logotipo de la Bolsa de Valores de Caracas tenga su figura. Frente a la planta, el presidente Antonio Guzmán Blanco ordenó colocar una estatua suya denominada El Saludante, que luego el Congreso ordenó derribar. Por cosas como ésas el árbol se fue convirtiendo en un emblema de la capital.

Inspiró a Miguel Otero Silva, en versos tremendistas (1942): “Casi un siglo vivir junto al Congreso/ oyendo tantas vainas sin moverte/ no hay piedra ni árbol que resista eso/ más noble es el regazo de la muerte”. También fue musa para Julio Garmendia, que le escribió versos así: “La vida apenas es un breve momento/ y yo con ser Ceiba, soy perecedera. Hago un testamento: el día que muera le dejo a la tierra toda mi madera y todas mis flores”.

La Ceiba de San Francisco está lejos de morir. Constantemente la podan como parte del mantenimiento necesario para que siga con vida, y a sus pies construyeron un jardín con plantas de flores. Por toda su historia, en 2001 fue declarada Patrimonio Natural de Venezuela.

Erick Lezama
Foto: Efrén Hernández

Tags : CaracasCeiba de San Franciscofeatured
mimoto

The author mimoto

Periodista. Escribo sobre temas urbanos, porque me apasiona recorrer las ciudades y descifrarlas. Colaboro para el portal CityLab Latino (Univision), El Comercio y otros medios internacionales.
Comentarios