close
Parque Boyacá

Tanto verdor lo hará sentirse sobrecogido. Tendrá la sensación de que todos esos árboles extienden sus brazos para acobijarlo y envolverlo dentro de ese microcosmo natural que crece dentro del Parque Boyacá. Querrá entonces entrar, contemplar, relajarse y dejar que el tiempo pase en ese ambiente boscoso, que está escondido en el corazón de la Urbanización El Rosal.

Su acceso por la avenida Carabobo no deja ver lo que le espera al pasar el muro de ladrillo: Un espacio de 5.200 metros cuadrados distribuidos en 2.740 m2 de áreas verdes y 2.320 de caminerías. Desde afuera, no parece que pudiera caber tanto verde en ese lugar. Pero hay tanto y más: varios módulos recreativos para niños, dos espacios techados para hacer fiestas infantiles, una cafetería y hasta un anfiteatro completan la oferta del Parque Boyacá.

Este espacio se inauguró el 20 de marzo de 2010, tras una larga pelea por recuperar un terreno municipal, que había sido invadido por seis familias. Lo que encontró la alcaldía al entrar el lugar, fue un vertedero de escombros, basura y chatarra. Al final, se requirió más de seis años para lograr su desocupación y construcción. Así que no podía haber un mejor nombre para este parque que uno asociado a la Batalla de Boyacá, que comandó Simón Bolívar el 7 de agosto de 1819 y que fue una de las más importantes de la guerra de independencia de América Latina.

El Parque Boyacá forma parte de los llamados “Parques de Bolsillos”, que se han convertido en punto de encuentro para la comunidad de Chacao. Esta política de recuperar lugares abandonados, subutilizados y sin atractivo, ya han sumado más de 15 mil metros cuadrados de espacios públicos, para quienes viven y transitan por el municipio.

Se puede llegar caminando, bajando por las escaleras que están al lado de The Hotel y que conducen directamente al parque. Aquellos que van en vehículo, se encontrarán con dificultades para estacionar porque se trata de una estrecha calle residencial. Pero luego de que entre, las incomodidades se olvidan. Un gran samán será la antesala de un paseo natural, que estará guiado por letreros ubicados a ambos lados de la caminería que describen las especificaciones de todas las plantas. Bucares y jabillos le darán sombra y buen clima. Mientras los niños se distraen pintando con tizas las paredes, que aíslan el ruido del exterior.

Mirelis Morales Tovar
Foto: Hugo Londoño

Dirección: avenida Carabobo con Boyacá, urbanización El Rosal.

Horario: lunes a sábado de 6 a.m. a 9 p.m. Domingo de 6 a.m. a 6 p.m.

Tags : CaracasfeaturedParque Boyacá
mimoto

The author mimoto

Periodista. Ciudadana de a pie, de a moto y de autobus. Autora del blog www.caracasciudaddelafuria.blogspot.com. Culpable del proyecto "Caracas en 450".
Comentarios