close
Mausoleo

Un detalle salta a la vista: a la icónica fallada del Panteón Nacional ahora la acompaña una rampa de cerámica y acero de dimisiones estrambóticas que tiene una llama flameando. Todo comenzó en 2010 cuando al entonces presidente Hugo Chávez se le ocurrió que El Libertador Simón Bolívar merecía descansar en un mejor lugar: rimbombante, a su medida. Se construyó, con prolongados retrasos; y cuando estuvo listo, en mayo de 2013, ya Chávez había muerto.

Hay que entrar al Panteón Nacional. Llegar hasta el fondo. Pasar por al lado del lugar donde reposaron los restos del Padre de la Patria desde 1876 hasta 2013 y atravesar un pequeño pasadizo de paredes trasparentes. Así se llega al Mausoleo. Su edificación, llevada adelante por el arquitecto Lucas Pou, fue polémica: por un lado, investigaciones constaron irregularidades en el proceso de licitación y el manejo de los recursos; y por otro, especialistas denunciaron que la estructura no respetaba la coexistencia armónica de la arquitectura de épocas diferentes.

El lugar, en efecto, es majestuoso. En esa atmósfera siempre silenciosa cualquiera puede sentirse ínfimo. Flotando en una inmensidad de 54 metros de altura y 2 mil metros cuadrados recubierta de granito negro que, dicen, fue traído de Sudáfrica. La iluminación que se dispara desde el piso tiene los colores de la bandera y, desde una pequeña abertura superior, se cuelan unos tenues rayos solares.

Al final de seis escalones está, sobre una base de mármol, el sarcófago. Siempre custodiado por elegantes e inmóviles guardias de honor. Es de caoba, moldeado a mano. Tiene las iniciales –SB–, ocho estrellas y dos laureles, todo en oro de 22 quilates. Cada hora se le rinden honores y en una marcha solemne se produce el cambio de guardia.

Detrás se encuentra el imponente Monumento a Bolívar tallado en mármol de forma artesanal en 1852 por el escultor italiano Pietro Tenerani, una réplica de la primera efigie de El libertador que se erigió en Latinoamérica, que era de bronce. Es el mismo retablo que antes estaba en el antiguo Panteón Nacional.

Erick Lezama
Foto: Hugo Londoño

Dirección: Avenida Panteón, Foro Libertador, Parroquia Altagracia.
Horario: de martes a domingo, de 9 a.m. a 4:30 p.m.
Estación del metro: Capitolio.

Tags : CaracasfeaturedMausoleoSimón Bolívar
mimoto

The author mimoto

Periodista. Escribo sobre temas urbanos, porque me apasiona recorrer las ciudades y descifrarlas. Colaboro para el portal CityLab Latino (Univision), El Comercio y otros medios internacionales.
Comentarios