close
ParquedelEste9

Es un parque con identidad propia. Tanto así, que pocos conocen cuál es su nombre original. ¿Alguna vez se lo ha preguntado? Bueno, quizás no sepa que este espacio se inauguró el 19 de enero de 1961 bajo el nombre Parque Rómulo Gallegos. Pero en 1983, pasó a llamarse Parque Rómulo Betancourt como un homenaje póstumo al expresidente. Y aunque desde 2002 se han empeñado en llamarlo Parque Generalísimo Francisco de Miranda, no hay manera que dejemos de llamarlo Parque del Este. Nuestro Parque del Este.

Puede que no sea el Central Park. Pero estas 82 hectáreas de verdor diseñadas por el paisajista brasilero Roberto Burle Marx son el pulmón vegetal de Caracas -aparte de El Ávila, claro está- y es prácticamente el espacio recreativo más importante de la ciudad. Es el punto de encuentro de los corredores, de los boyscouts, de los practicantes de yoga, tai chi, de los planes vacacionales. En fin, de todo aquel que necesita un área verde para distraerse.

Hay quienes religiosamente acuden todas las mañanas y gozan del beneficio de ver salir el sol en medio de aquel verdor. Me consta porque lo hice durante mi corta pasantía como corredora y fue un privilegio haberlo vivido. Pero de aprendiz de corredora no pasé. Por tanto, me busqué a alguien que es una “institución”, pues nadie como él para hablar del Parque del Este:

“Comencé a correr en el Parque del Este en el año 1972. Tenía, en ese entonces, 36 años”, recuerda Rafael Borges quien fuera creador de la ‘Ruta Borges’, una de las más conocidas entre los trotadores del parque. “Mi amigo Pedro Penzini F. me incentivó, con sus columnas semanales y su libro Correr es Vivir, a entrenar para los maratones de 42K. Pero esto implicaba hacer hasta 14K diarios para cubrir la distancia y la vuelta normal del Parque del Este sólo tiene 2.5K. Así que había que buscar una ruta más larga y evitar la monotonía del entrenamiento. Fue entonces cuando se originó la Ruta Borges de 7K, que nos ayuda aliviar el esfuerzo necesario en la preparación para lograr la meta de culminar un maratón de 42K”.

“El Parque del Este me ha dado mucho”. agrega. “Mi óptimo estado de salud se lo debo en gran parte al placer que me proporciona ir todos los días. Allí no solamente he obtenido los beneficios del ejercicio físico, sino que también se ha vuelto para mí un espacio para reflexionar y alimentar mi espíritu. Sin exagerar, puedo decir que las decisiones importantes de mi vida las he tomado durante mi visitas diarias.  Aparte, me ha permitido cultivar y mantener la amistad de personas que compartimos el mismo vicio. Así que mientras Dios me lo permita seguiré yendo, porque para mí el parque es sinónimo de vida. Es la mejor fuente de salud”.

Tags : CaracasfeaturedParque del Este
mimoto

The author mimoto

Periodista. Ciudadana de a pie, de a moto y de autobus. Autora del blog www.caracasciudaddelafuria.blogspot.com. Culpable del proyecto "Caracas en 450".
Comentarios