close

Este escenario pasa a ser la segunda casa de los caraqueños, entre los meses de octubre a enero. ¿O no?

El estadio de la Ciudad Universitaria se ha convertido en el punto de encuentro social de generaciones de beisbolistas, dirigentes, prospectos, veteranos, periodistas y fanáticos por más de 60 años.

Se inauguró en los Juegos Bolivarianos de 1951 y forma parte de la Ciudad Universitaria, ideada por el arquitecto Carlos Raúl Villanueva. Casa de los Leones del Caracas y Tiburones de La Guaira ha graduado sin título a miles de managers, ha visto consagrarse a jóvenes promesas del béisbol y ha servido para que grandes prospectos desfilaran en el templo de la pelota nacional.

Ese lugar nunca me ha fallado. Ya he perdido la cuenta de las veces que vi ganar y perder a mi equipo. Así como las ocasiones que presencié a otros conjuntos, solo para pasar el rato. Para más de un caraqueño, es una vía de escape que desconoce de problemas y que no pide nada a cambio, solo ser visitado.

Pero El Universitario -como se le conoce- tiene un plus que se escapa de los eventos deportivos. En lo personal, no existe mejor vista a El Ávila que aquella que se divisa desde el palco de prensa. Son seis años desde la primera vez que fui a cubrir un juego y se hace complicado conseguir otra locación para admirar a aquel gigante por encima del coso de Los Chaguaramos.

Jonathan Soto
Periodista deportivo

Tags : béisbolCaracasEstadio universitariofeatured
mimoto

The author mimoto

Periodista. Ciudadana de a pie, de a moto y de autobus. Autora del blog www.caracasciudaddelafuria.blogspot.com. Culpable del proyecto "Caracas en 450".

Leave a Response