close
Galpones

Los muros grises que recubren el Centro de Arte Los Galpones no delatan que detrás hay un pequeño oasis creativo. Incluso, un minipulmón vegetal. Centenarios árboles de mango adornan las esquinas. Bromelias interrumpen estratégicamente el paso de los caminos de cemento. Pequeñas palmas abanico recubren las paredes principales de algunos locales. El paisajismo se integra con la dureza de 15 espacios cerrados pensados para las manifestaciones artísticas.

Las cornetas y los frenazos que se escuchan en la avenida Sucre prácticamente desaparecen al entrar. Entre la octava transversal con la avenida Ávila de Los Chorros suenan conversaciones pausadas y el “trick trick” de las cámaras fotográficas. No se huele siquiera humo de cigarrillo. Algunos niños rompen con la tranquilidad al correr sin reparo sobre la grama cortada al ras. El caminar es lento e introspectivo para los adultos, especialmente cuando se adentran en alguna de las galerías.

Por más de siete décadas, esa esquina ha sido sede del crecimiento intelectual. Otrora conocido como Los Galpones de Los Chorros fue construido por el ingeniero venezolano Melchor Centeno Vallenilla, hermano del reconocido pintor Pedro Centeno Vallenilla. Donde ahora se alzan obras de arte, inicialmente se gestaban innovaciones científicas. El tiempo pasó, al unísono de los artistas por el espacio, hasta que en 2005 se convirtió en el Periférico Caracas Arte Contemporáneo, con la asesoría del arquitecto José Alberto Rivas.

Una flecha gruesa cubierta de espejos despunta al ingresar. Indica la entrada al galpón 1, conocido como Espacio Monitor. Es la galería más grande del lugar, también la más concurrida. Allí, la vista recorre los intríngulis de creaciones nacionales e internacionales, de forma lenta y cuidadosa. Las manos se mantienen en cualquier sitio, menos en las piezas. Los asistentes de sala, más que vigilar, responden preguntas a los más curiosos u ofrecen algunos folletos de la exposición.

A las afueras, sillas y sillones esperan bajo la sombra de los arbustos. Algunos toman un café o un smoothie de Bón Appétit Café, que también ofrece galletas con chispas de chocolate y ponquecitos. Otros, simplemente observan. El lugar lo amerita. Luego del acondicionamiento de sus espacios en 2008, el arte confluye con la literatura, la música, el diseño, el cine y la gastronomía para todo público. Quien vaya en silla de ruedas no tendrá dificultad para transitar, el sitio cuenta con rampas para desplazarse. También hay servicio valet parking gratuito.

Andrea Tosta

Dirección: avenida Ávila con 8° transversal de Los Chorros. A escasos metros de la avenida Sucre de Los Dos Caminos
Horarios: martes a sábado, de 11:00 am a 6:00 pm y domingos hasta las 4:00 pm

Tags : CaracasCentro de Arte Los Galpones
mimoto

The author mimoto

Periodista. Escribo sobre temas urbanos, porque me apasiona recorrer las ciudades y descifrarlas. Colaboro para el portal CityLab Latino (Univision), El Comercio y otros medios internacionales.
Comentarios