close

enero 2017

Arquitectura

Cementerio General del Sur

Cementerio del Sur

Confieso que me frustraba un poco que todo el mundo me contara sobre el Cementerio General del Sur y que yo sólo lo hubiese visto de lejos, cuando tenía pautas en el Hospital Padre Machado.

“Tienes que ver el mausoleo de Joaquín Crespo”, me decían. “Allí está la tumba de Ismaelito, el de la Corte Malandra”. “Debes conocer el cementerio judío”. “La zona donde están los cadáveres que nadie identifica se llama La Peste”… No vale, me dije un día, TENGO que ir.

Pero, claro, sola ni loca. Así que hace tres años cuando el personal de Fundacaracas estaba organizando rutas patrimoniales por el camposanto con el resguardo de los funcionarios de la Policía de Caracas, no lo pensé dos veces y me lancé.

A este tipo de experiencias, siempre voy sin mayores expectativas. Dispuesta a que me sorprenda. En este caso, sabía que me toparía con un espacio muy deteriorado. Pero estaba convencida de que encontraría cosas muy interesantes. Y así fue. El recorrido estuvo lleno de curiosidades. Me sorprendió mucho, por ejemplo, el espacio donde reposa María Francia, guardiana de los estudiantes.  La pequeña casa está repleta de cuadernos, chemises, carnets y medallas en señal de agradecimiento.

Según te explican en el paseo, María Francia fue una excelente estudiante de derecho, quien murió mordida por una serpiente el día de su boda, cuando estaba en el jardín cortando su buquet. ¿Qué de cierto sea esto? No lo sé. Porque según su fecha de nacimiento 07/10/ 1905 y su fecha de deceso 15/02/1920, la joven sólo llegó a cumplir 14 años. Lo cierto, es que las incongruencias poco importan, cuando de fervor se trata.

A su lado reposa, Ismael Sánchez, mejor conocido como Ismaelito de la Corte Malandra. Para quien no lo conoce, sorprende ver esas imágenes con pistolas en el cinto. Pero ya sabiendo de qué se trata, la verdad me decepcionó pues la esperaba más temeraria. No sé si sea la palabra más adecuada. Pero es la que me viene a la cabeza.

Un poco más allá, un árbol repleto de casas de maderas y carritos despiertan demasiada curiosidad. Se trata del “altar” de Victorino Ponce, un albañil que construía casas de madera para las personas más necesitadas de Curiepe. El lugar donde reposan sus restos lo resguarda José Ferrer, un hombre con un profundo fervor que se encarga de mantener ese espacio, luego de que Victoriano se le apareciera en un sueño para solicitárselo, según el mismo cuenta.

Y así entre estación y estación, se va recabando historias, imágenes, anécdotas… El paseo fue bastante informal. No existe un levantamiento histórico exhaustivo. Por tanto, no conocí los detalles arquitectónicos de los mausoleos ni los nombres de los artísticas que realizaron las esculturas que reposan sobre las tumbas. Sólo fue una oportunidad para conocer de una manera segura este espacio que data de 1876, exorcizar los demonios que lo rodean, matar la curiosidad y saldar una deuda pendiente con la ciudad. Así que, por todos lados, valió la pena.

Foto: Venancio Alcaceres. Diario El Universal.

read more
Vida Urbana

El teleférico

Teleférico

Siempre había querido ver un atardecer desde el teleférico. Pero, por una cosa u otra, le daba largas. Ya sea porque las colas me desanimaban o porque nunca llegaba a estar desocupada a final de la tarde. Lo cierto, es que un día sin planificarlo y sin pensarlo demasiado me fui al teleférico para ver al sol ocultarse en el horizonte de la ciudad.

Subí como a eso de las 5pm, sin suéter y en sandalias. Como una muestra fehaciente de mi espontaneidad. Era día de semana. Así que no había demasiada gente, como para echarte para atrás. Tampoco estaba abarrotado el estacionamiento. Y lo más importante de todo: no llovía. Mejor imposible.

Estaba tan emocionada… Finalmente podría ver cómo se iba despidiendo la tarde, mientras subía en el funicular. Ese trayecto de 3,5 kilómetros lo pasé contemplando aquel espectáculo y agradeciendo. Si, agradeciendo por el privilegio de poder disfrutar de tal belleza.

Al llegar a la estación Ávila, ubicada a 2100 msnm, es casi imposible no comerse unas fresas con crema o tomarse un chocolate caliente, mientras caminas el sendero que te conduce al Hotel Humboldt, aquella magnífica obra del arquitecto Tomás Sanabria. Es un paseo perfecto para despejar la mente o simplemente observar aquella cama de nubes que rodea la estación.

Este sistema es el resultado de la remodelación que se hizo en el año 2000. El original data de 1955 y su trayecto llegaba hasta La Guaira. A diferencia del actual, contaba con 5 estaciones ( Mariperez – Ávila – El Irón – Loma de caballo y El Cojo) divididos en dos tramos: el primero, entre Caracas (1000 msnm) y la cima de El Ávila (2100 msnm). El segundo tramo partía de la estación Ávila y terminaba en la estación El Cojo, en Macuto del Estado Vargas. De ello, solo queda el recuerdo.

A las 6:30pm, cuando el cielo se empezó a teñir de colores, tomé el funicular de regreso para ver el atardecer en todo su esplendor. Bueno… Fue tan pero tan perfecto, que tuve que contener las lágrimas por la emoción. De nuevo, agradecí y, antes de salir corriendo al carro para buscarle refugio a mis pies, ratifiqué que los mejores momentos de la vida son los que no se planifican.

read more
Vida Urbana

Museo de la Estampa y el Diseño Carlos Cruz-Diez

Museo Cruz Diez

Comencemos por confesar que nunca había ido. Pero antes de ser juzgada por indiferente me defiendo diciendo que siempre había querido conocerlo. Cómo no. Amo la obra del maestro Carlos Cruz Diez y me parecía imperdonable no visitar su museo.

Un domingo, finalmente, decidí ir al Museo de la Estampa y el Diseño Carlos Cruz-Diez.  Claro, no contaba con el cierre de la Avenida Bolívar. Así que luego de maniobrar por un buen rato, conseguí entrar.

De verdad, es increíble la colección. Tiene obras importantísimas. Por supuesto que hay muchas de Cruz Diez, pero también tiene de Picasso, de Miró e incluso de Andy Warhol.

Todo es un estallido de colores maravilloso. Estaba encantada. Pero únicamente yo pude disfrutar de esa sensación, porque el museo estaba vacío. No había nadie que pudiera admirar conmigo todo ese tesoro. La sala infantil estaba desolada. Daba tristeza. Era un museo muerto, como me diría Sofía Imber. Sin gente, no hay arte. No hay vida.

Qué pena que tengamos espacios así tan increíbles y pocos tengan la curiosidad de ir a conocerlos. Ojalá que al menos ustedes luego de leer esta postal, se animen a visitarlo y así seamos más, más y más enamorados de este museo y de tantos espacios que tienen la cuidad que mueren de soledad.

Dirección: Avenida Sur 11 con Este 8. En plena Avenida Bolívar. Horario martes a viernes de 9am a 5pm Sábado y domingo de 10 am a 5pm. Entrada libre.

Foto: Facebook. Museo de la Estampa y el Diseño Carlos Cruz-Diez.

read more
ArquitecturaHistoria

El Helicoide

Maqueta de El Helicoide

Muchas personas conocen a El Helicoide como la estructura deprimente que se ha convertido hoy en día, pero pocos conocen su verdadero propósito para el cual fue diseñado a inicios de los años cincuenta.

En el año 1955, un inversionista llega a la oficina de los arquitectos Jorge Romero, Pedro Neuberger y Dirk Bornhorst para urbanizar una de parcela de 101.000m² ubicada en la Roca Tarpeya de Caracas. Su intención era crear un nuevo urbanismo para vender parcelas en la empinada colina, pero al grupo de arquitectos se le ocurrió una idea mejor, y así fue como nació El Helicoide, una súper estructura que se adaptaría perfectamente a la empinada topografía del terreno.

El proyecto contemplaba un enorme centro comercial con 320 locales diseñados a lo largo de una estructura helicoidal que bordeaba el cerro, con una vialidad de suave pendiente de apenas 2,5% de inclinación, unos 1.000 puestos de estacionamiento que irían a la par de los locales. Básicamente sería un complejo para recorrerlo en automóvil, la idea era estacionarse frente al local de tu gusto sin tener que recorrer mucho a pie. Adicionalmente contaría con bowling, salón de eventos, restaurantes, guarderías, 7 salas de cine con 180 butacas cada una, un hotel, una sala de exposiciones entre otras cosas.

El enorme complejo también tendría su propia emisora de radio, llamada “Radio Helicoide” para promocionar y dar a conocer los eventos y actividades que se realizarían dentro del recinto. Al igual que un canal de televisión.

El Helicoide, cronología de un proyecto. 

  • En enero de 1955 se inician las labores de boceto y diseño de El Helicoide por parte de los arquitectos Jorge Romero, Pedro Neuberger y Dirk Bornhorst.
  • El 23 de noviembre de 1955 se realiza una exposición en el Centro Profesional del Este, donde se presenta por primera vez al público el proyecto de El Helicoide. A esta exposición asiste el general Marcos Pérez Jiménez y el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, quienes quedan fascinados con el edificio.
  • En el año 1956 inician los movimientos de tierra en el sector Roca Tarpeya en Caracas.
  • Para 1957 la obra tenía un avance importante. Estaban culminados gran parte de los movimientos de tierra y parte de la estructura.
  • En el año 1958 se paraliza la obra parcialmente, debido a la caída del gobierno del general Marcos Pérez Jiménez, la cual se reanuda durante la llegada de la junta de gobierno.
  • Para 1959 varios inversionistas mostraban preocupación por la estabilidad del país, lo que causa la paralización de El Helicoide por breves lapsos de tiempos.
  • En 1961 el proyecto es presentado en la exposición “Roads” realizada en el Museo de Arte Moderno de New York.
  • En el año 1962 se paraliza definitivamente la obra, quedando El Helicoide inconcluso. También se declaró en quiebra la empresa “Arquitectura & Urbanismo C.A.” encargada del diseño.

El Helicoide y sus admiradores

Desde su que salió a la luz pública la primera maqueta de El Helicoide, en Caracas, este faraónico proyecto no dejó de tener admiradores. Y la lista fue larga.

El 3 de febrero de 1955, el mundialmente famoso urbanista francés Maurice Rotival observa el proyecto quedando encantado con aquel edificio que de manera helicoidal se montaba sobre la Roca Tarpeya.

Unos meses después en la exposición que lo presentaría al público, el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer tiene la oportunidad de visualizar la maqueta del proyecto mostrando su admiración por la obra y quedando encantado con el concreto martillado. En esa misma reunión, el presidente Marcos Pérez Jiménez también quedó estupefacto por lo audaz de aquel edificio.

“Es ésta una de las creaciones más exquisitas brotadas de la mente de un arquitecto”, comentó el poeta chileno Pablo Neruda, cuando visitó El Helicoide en el año 1959.

El artista de renombre internacional Salvador Dalí también conoció el proyecto e imaginó posibles obras de su autoría en los diferentes espacios del edificio. Lamentablemente ninguna de éstas se llegaron a concluir.

El paisajista brasileño Roberto Burle Marx fue el encargado del paisajismo que estaría en las diferentes terrazas del edificio, de las cuales tampoco se pudo concretar ninguna.

No menos sorprendente fueron las intenciones de Nelson Rockefeller por comprar el proyecto, acción que no se llegó a concretar por el entramado legal en que se convirtió El Helicoide al quebrar la empresa constructora y la obra caer en manos del Estado, quien nunca tuvo tiempo para concluir o vender el proyecto.

Proyecto innovador

El Helicoide fue pionero en muchas tecnologías en el área de la construcción, entre ellas, el uso de ascensores inclinados los cuales tenían un recorrido de 440m de largo con una pendiente de 30° grados que llevaría a los visitantes desde el acceso peatonal ubicado en la urbanización Las Acacias hasta los diferentes niveles comerciales de El Helicoide, rematando en la cima del complejo.

Los ascensores tendrían una velocidad de 2m/seg y una capacidad de 96 personas, dichas máquinas fueron construidas por la empresa Wertheim, en Viena, Austria, los cuales llegaron al Puerto de La Guaira pero más nunca se supo nada de ellos pues nunca fueron instalados.

Hasta el día de hoy no se sabe cuál fue el destino de estos ascensores, los cuales hubieran sido pioneros en Venezuela y el continente.

En cifras

• 101.000m² es el área de la parcela sobre la cual se construyó El Helicoide.
• 100.000m² es el área de construcción de El Helicoide.
• 12.000 planos contenían todo el proyecto.
• 10.000.000$ era el costo inicial del proyecto, el cual llegó a triplicarse a causa de los movimientos de tierra requeridos.
• 320 locales tendría el centro comercial.
• Los locales más grandes tenían un costo de Bs. 2.000 por m², mientras que los más pequeños se vendían a un precio de Bs. 1.700
• 1.000 puestos de estacionamiento tendría el complejo.
• 30.000m² de áreas verdes comprendía la primera etapa de El Helicoide, todos diseñados por Roberto Burle Marx.
• 1.500 obreros trabajaron durante 3 turnos las 24 horas del día para su construcción.


Arq. Ricardo Castillo G.
Director de Arquitectura Venezuela.
Twitter @Arquitecturavzl  Instagram @Arquitecturavzl Facebook Arquitectura Venezuela

read more
Vida Urbana

La ciudad de las guacamayas

El cielo caraqueño está teñido por los colores de sus guacamayas. Hay más de 15 especies de estas aves en la ciudad, algo único. Ellas forman parte del paisaje urbano. Se les ve volar sobre las autopistas, posarse en las ventanas de las casas y en los parques. Un espectáculo visual, que sólo Caracas le concede a sus habitantes. Por tanto, creo que aquí las palabras sobran. Mejor disfrutemos de esta galería.

read more
Vida Urbana

Paseo Los Próceres

Los Próceres

No debe haber ningún caraqueño -o al menos, deben ser muy pocos- que no tengan un recuerdo de infancia asociado con el Paseo Los Próceres. Muchos aprendimos a manejar bicicleta por allí o hicimos el intento de rodar en patines. Yo fui una. Pero reconozco que no tengo recuerdos más frescos de ese lugar. Más que aquellos vinculados con mi faena periodística, porque era una pauta fija todos los 25 de diciembre.

Así que le propuse a mi amiga Adriana Herrera, mejor conocida como @viajaelmundo, que compartiera lo que más recordaba de Los Próceres, pues no hay nada como leer lo que alguien pueda decir sobre un lugar con el que tenga una conexión emocional. He aquí su experiencia en este espacio tan simbólico de la ciudad, que data de 1956 y que fue inaugurada por Marcos Pérez Jiménez.

“Yo nunca tuve una bicicleta, pero sí varios patines: los de botín, los que se ajustaban, los de línea. Mi mamá me traía a Los Próceres para que yo practicara mis piruetas y este espacio se volvió para mí muy cercano y natural. En mi mente, todos iban a Los Próceres a aprender a patinar; no había otro lugar posible. Quizá es por eso que no entiendo bien cómo hay gente que viviendo en esta ciudad, no haya venido ni una vez. Este es uno de los lugares de mi niñez”.

En tu caso… ¿Cuál es tu mejor recuerdo en el Paseo Los Próceres?

read more
Gastronomía

Kakao

Kakao

Uno se queda corto de adjetivos cuando tiene que escribir sobre Kakao. Y no lo digo porque soy una adicta al chocolate. No. La verdad, nadie puede ser indiferente ante esa vitrina llena de bombones artesanales, que rinden un homenaje a las riquezas gastronómicas de cada región del país.

En cada bocado, se descubre las especies, las frutas y los licores más autóctonos. Son un tributo a las recetas ancestrales, a nuestra tradición de dulcería criolla y una reivindicación a nuestro cacao. Porque más que una simple tienda, Kakao es una empresa familiar -con María Fernanda Di Giocobbe a la cabeza- que se dedica a la investigación, diseño, creación y comercialización de bombones.

Hay que probarlos uno a uno para descubrir las más curiosas combinaciones, como dice Miro Popic en su guía. Pero además uno no se puede ir de Kakao sin probar una tacita de chocolate caliente. Ufff es un manjar de dioses. Yo soy de las que se lo toma sorbo a sorbo para que no se termine nunca.

También vale la pena darse una vuelta por sus tiendas para ver la variedad de cajas de bombones intervenidas por artistas, así como ver las diversas barras de chocolates de las marcas Chocolates Paria, Chocolates El Rey, Fransceschi, entre otros. O simplemente para quedar impregnados de ese delicioso olor a chocolate que se percibe desde la entrada.

Tomen nota de las coordenadas: Kakao (Paseo Las Mercedes. Horario: 12m a 8 pm. Viernes y sábado: 1pm a 8:30 pm) Cacao de Origen (Hacienda La Trinidad. Lunes a sábado: 10:30 am a 6pm / domingo: 11 am a 4pm).

read more
Vida Urbana

Centro de Arte La Estancia

La Estancia

No importa cuantas veces vaya, siempre que entro al Centro de Arte La Estancia (o PDVSA La Estancia, como se le rebautizó) me pasa lo mismo: me deslumbro como si fuera la primera vez.

Y es que siento una gran fascinación por este espacio. Me encanta esta casona colonial rodeada de 3 hectáreas de verdor. Un lugar perfecto para desconectarse del caos, tomar un respiro y volver a salir reconciliado con el mundo.

Además, me gusta mucho su programación cultural y la he aprovechado al máximo. Escuché en vivo a Francisco Pacheco. Bailé con la Billos. Me deleité con Gaélica. Y disfruté ver el talento de los Vasallos de Venezuela. Incluso, tomé clases de yoga prenatal. Así que, al menos para mí, es un lugar de visita obligada.

Quienes lo visitan con frecuencia saben que esos jardines no se prestan ni para hacer picnic ni andar de parejita ni arrancar flores, porque hay un grupo de guías que está pendientes del comportamiento de los visitantes. Y no está mal, pues poco a poco han ido educando al caraqueño a su preservación.

Dirección: Urb. La Floresta frente al Centro Plaza. Twitter: @PDVSALaEstancia

read more
Arte

Esfera Caracas

EsferaCaracas

No importa que tanto tráfico encuentres en la autopista Francisco Fajardo, a la altura del distribuidor Santa Cecilia, tan solo toparse con la Esfera Caracas del maestro Jesús Soto (1953-2005) basta para regalarte un minuto de placer visual.

Creo no exagerar cuando digo que la Esfera Caracas es una de las imágenes más hermosas de la ciudad, sobre todo si logras verla  durante el atardecer y capturas cuando los tonos del cielo se entremezclen con las 1.800 varillas metálicas de color naranja que la componen. Para mí, es mágico.

Esta pieza del maestro Jesús Soto se instaló en 1996. Pero con los años sufrió las secuelas del desgaste, la falta de mantenimiento y el vandalismo. Al punto que de la esfera solo quedaron unas cuantas varillas colgando, como muestra de la indolencia de una ciudad por el arte.

Hasta que en 2005, Pdvsa La Estancia asumió la rehabilitación de la obra, en conjunto con la Fundación Jesús Soto. Se repusieron las varillas, se instaló nueva iluminación, se mejoró el sistema de seguridad y riego, con lo que la dejaron como nueva. A la fecha, han habido intentos de desmantelarla. Pero sigue en pie.

Y lo más bonito es que a muchos les ha dado por tomarse fotos a los pies de la escultura de 12 metros de altura. Así que todo indica que, al contrario de la obra del maestro Carlos Cruz-Diez en el aeropuerto internacional, la Esfera Caracas se convertirá en el símbolo de quienes se quedan.

read more
Gastronomía

El Tizoncito

Tizoncito

Es un clásico de esta ciudad. A mí me encanta, porque nunca me deja mal. La comida es divina y el sabor es auténticamente mexicano. De solo ver la foto me provoca volver a ir para comer más tacos y tortillas.

La pequeña taquería, ubicada en el Centro Comercial Paseo Las Mercedes, tiene más de 40 años. En su interior exhibe una foto del mismísimo Mario Moreno “Cantiflas” posando de espaldas al local. ¡Cuál trofeo!

Siempre está lleno de gente, así que toca esperar un poco. Pero los mesoneros son veloces y muy atentos. Les juro que vale la pena.

Lo malo es que por el tema eléctrico, han tenido que restringir el horario. Por tanto, no abren los domingos y los sábados cierran a las 7pm. Esperemos que pronto puedan normalizar su servicio para seguir disfrutando de su sabor mexicano.

Dirección: Centro Comercial Paseo Las Mercedes. Sector La Cuadra.

read more